LA NIÑERA, LEYENDA URBANA

Esta noche les traigo una aterradora leyenda urbana: La niñera. Es una de las historias de miedo más conocidas y difundidas por todo Internet. Este relato de terror cuenta la historia de una niñera que cuida de tres niños mientras alguien la vigila sin que ella lo sepa hasta que recibe unas llamadas de teléfono escalofriantes.

Te dejo un espectacular relato del canal de YouTube TIKTAK DRAW

No solo los perros lamen

El día en el que Sophie cumplió 9 años, sus padres le regalaron un cachorro llamado Rocky. Era un pastor alemán muy cariñoso y juguetón que enseguida cautivó a la pequeña. Sus padres siempre estaban muy ocupados con sus compromisos sociales y la única compañía de Sophie eran los sirvientes que trabajaban en la casa.

Sin embargo, todo cambió con la llegada de Rocky. Niña y perro se hicieron inseparables. Rocky creció rápidamente y se convirtió en el guardián más fiel, por lo que Sophie se sentía a salvo junto a él.

El perro dormía junto a la cama de la pequeña, sobre la alfombra. Cuando ella despertaba agitada debido a una pesadilla (lo que, por desgracia, solía suceder a menudo) alargaba su brazo y buscaba el cuerpo de Rocky con la mano. Él la lamía con cariño y Sophie se tranquilizaba de inmediato.

Así transcurrieron las cosas hasta que, una noche, la niña despertó gritando tras sufrir una pesadilla particularmente intensa. Escuchó que Rocky gruñía y sacó el brazo de debajo de las sábanas. En unos instantes sintió los lametones sobre su piel, que se prolongaron durante muchos minutos, y concilió de nuevo el sueño.

Por la mañana, cuando encendió la luz tras despertarse, contempló un espectáculo dantesco: Rocky estaba encima de un charco de sangre. Su cabeza colgaba, prácticamente seccionada, y sus tripas cubrían la alfombra. En la pared, junto a la cama, estaba escrito con sangre: “No solo los perros lamen”.

Una criada encontró a Sophie aovillada en un rincón de la habitación. Se restregaba las manos desquiciada y repetía: “¿Quién lamió mi mano?, no solo los perros lamen”.

Poco después la encerraron en un sanatorio.

Leyenda urbana: Baby blue + Video

Baby Blue (o bebé azul): La terrorífica historia

La leyenda de Baby Blue es una de las historias más terroríficas que circulan por internet, su protagonista un tierno bebé murió ahogado en la tina cuando su madre se despistó por ir a contestar el teléfono. Al descubrir al niño ahogado la madre desesperada rompió el espejo y con los cristales se suicido. Desde entonces el espíritu del niño y la madre vagan por los baños buscando el consuelo.

Pero esto no acaba aquí, lo aterrador es que los espíritus pueden invocarse, un grupo de niños decidieron hacer este terrorífico juego y desgraciadamente ahora conocen bien el resultado esa noche les cambió la vida. La leyenda cuenta que para invocar al bebé hay que encerrarse en un baño por la noche y tener todas las luces apagadas para que no entre nada de luz, después hay que abrir el grifo con el agua caliente y cuando el espejo se empañe escribir en él Baby Blue.

Como en todo, para jugarlo no tiene una única alternativa

Otra opción es repetir trece veces Baby Blue, luego tienes que colocar tus brazos como si estuvieras sosteniendo a un bebé y espera que la brujería comience. De repente sentirás el peso de un niño y en el momento de que sus manos heladas te toquen deberías soltarlo y salir corriendo antes de que salga del espejo la madre y acabe contigo. Laura y sus amigas se informaron de todos estos pasos aunque sin confiar mucho en su validez por eso Laura decidió meterse en el baño y seguir las instrucciones, cuando junto los brazos comenzó a sentir un peso real que poco a poco se fue haciendo mayor.
La manita del bebé le toca los brazos e intentaba subir por su cuello, le arañaba como si se estuviese ahogando e intentara salvarse con todas sus fuerzas cada vez el bebé pesaba más y Laura no podía deshacerse de él. De repente vio que en el espejo empañado había una silueta de una mujer.
En ese momento la mujer dio un grito desgarrador rompiendo, era la madre del niño que gritaba ¡Devuélveme a mi bebé! Laura gritaba aterrada, sus amigas al escucharla intentaron entrar en el baño pero la puerta estaba cerrada por una fuerza misteriosa y fueron a pedir ayuda. Sin embargo, cuando llegaron y consiguieron abrir la puerta ya era demasiado tarde, Laura estaba muerta en el suelo con una cara de horror, sus ojos estaba llenos de arañazos y sus brazos desgarrados.

Qué opinan otras personas

Otras personas que también jugaron a este juego aseguran que también recibieron arañazos, pero se dice que peor son los daños psicológicos que las personas sufren después de haberlo jugado aunque hay otros que dicen que en realidad todo lo crea la mente y que todo no es más que ficción. sea verdad o no, sin duda es un juego que te pondrá los pelos de punta.
Te dejo un video del fascinante canal de Guillermo Lockhart: Voces Anónimas, en el cual verás a detalle lo que podría suceder si decides jugar este aterrador juego.

Amigas para siempre

Esta es la historia de Sara y Gabriela, eran dos chicas de 15 años de edad, que desde muy pequeñas habían sido las mejores amigas, habían jurado ser las mejores amigas

Vivían en el mismo vecindario, iban a la misma escuela, estaban en la misma clase… bueno, siempre habían sido inseparables. No obstante sus personalidades eran muy distintas. Mientras que Gabriela era extrovertida y carismática, Sara era tímida y no hablaba mucho.

Un día Sara le propuso algo a Gabriela.

—Si un día nos llegamos a separarnos, juraremos que la que muera antes de las dos, tendrá que avisarle a la otra.

—Que cosas dices, Sara. Nosotras siempre vamos a estar juntas.

mejores amigas

Pero Sara siguió insistiendo tanto que al final, Gabriela tuvo que aceptar, tan extrañada como divertida. Usando una pequeña navaja, las dos se hicieron un corte en el dedo índice de su mano derecha, y con la luz de una vela sellaron el pacto.

Los años pasaron. Gabriela logró culminar sus estudios universitarios como abogada, consiguió empleo en un buen buffet, se casó con un hombre maravilloso y formaron una familia. Ambos vivían en una casa muy linda.

De vez en cuando, se acordaba de Sara, su amiga de la adolescencia, con la que había jurado ser amigas para siempre. Miraba la pequeña cicatriz en su dedos y se preguntaba que habría sido de ella. Las dos habían tomado rumbos distintos y no se veían desde que habían terminado la preparatoria.

Esa noche, Gabriela tuvo una pesadilla: conducía en su auto cuando de pronto, un camión se metía a su carril y se estrellaba contra ella. Despertó, agitada, con la piel engrifada, bañada en sudor, justo en ese instante alguien tocó el timbre. El reloj marcaba las tres de la mañana.

A su lado, su esposo seguía profundamente dormido. El timbre sonó una vez más, insistente. Gabriela temerosa de la situación fue a ver quien era. Al abrir la puerta se encontró con una mujer pálida y de grandes ojeras. Tenía una herida muy fea en la cabeza, de la que brotaba un hilo de sangre.

Gabriela se quedó horrorizada. A pesar de que había cambiado mucho, fue capaz de reconocerla. Se trataba de su vieja amiga, Sara.

—¡Dios mío, Sara! ¿Tú aquí? ¿Pero qué te ha pasado? Entra, vamos, voy a curarte esa herida. ¡Cuanto tiempo ha pasado!

Sin embargo, Sara no se movió de su lugar.

—Vine para cumplir mi promesa, Gabriela, acabo de morir. Tenía que avisarte.

Gabriela se quedó petrificada, sintí un gélido aire que le recorrió la espalda.

—Aunque la vida nos separó, volveremos a estar juntas en la muerte. Voy a esperarte… —Sara alzó su dedo índice y sin más, se desvaneció.

En ese momento, Gabriela notó que su propio dedo le escocía. Al mirarlo, se dio cuenta de que estaba sangrando y el corte que se había hecho hace años, estaba abierto una vez más… emitió un alarido desgarrador y se desmayó.

Por la mañana, cuando despertó, se encontraba en su cama y pensó que todo debía haber sido una pesadilla. Encendió la televisión y se encontró con una noticia que la dejó helada: esa misma madrugada, un camión se había impactado contra un auto, provocando lamentablemente que la conductora muriera al instante.

Desde ese día la vida de Gabriela cambió radicalmente. No quería comer, no podía concentrarse en su trabajo, se le olvidaba recoger a sus hijos de la escuela… Y cada noche tenía el mismo sueña. Escuchaba como llamaban a la puerta y al abrir, veía a Sara frente a ella, alzando el dedo índice y hablándole:

—Te voy a estar esperando.

Cada vez que se despertaba, Gabriela veía su dedo lleno de sangre y sentía que le dolía.

Su esposo no se explicaba que ocurría, los médicos tampoco estaban siendo de ayuda, Al final, tuvieron que internar a Gabriela en un hospital mental. Allí, su estado empeoró. Ahora, durante sus pesadillas, podía ver a Sara de pie al lado de su cama.

Cierta noche, un vigilante de la clínica escuchó el sonido atronador de cristales que se rompían, seguido de un grito estremecedor. Al acudir a la habitación de Gabriela, se dio cuenta de que la ventana estaba rota. Se asomó y vio su cuerpo impactado contra la acera, sobre un charco de sangre. La misma sangre con la que alguien había escrito, junto a ella: AMIGAS PARA SIEMPRE.

amigas-por-siempre

 

Historia de Terror: El suicidio de Calamardo.

EL EPISODIO PERDIDO DE BOB ESPONJA | CREEPYPASTA

En un inesperado momento de la serie Bob Esponja, se afirmó lo que los televidentes creían que no era cierto: Calamardo sí está muerto.

suicidio de calamardo

Una de las más escalofriantes creepypastas que existen en internet es definitivamente la que narra detalladamente todos los eventos de un episodio perdido de Bob Esponja que, según la creepypasta, fue creado por una mente retorcida y perturbada, por supuesto que Nickelodeon despidió al trabajador.

Te presento una de las versiones narradas por La Mesedora del Rincón.