San Sangriento, el origen de la navidad

origen-de-la-navidad

¿Cuál es el origen de la navidad tal como la conocemos hoy? Yo sé la respuesta y no es la de un obispo llamado Noel que llevaba regalos a los niños, no.

foto-origen-de-la-navidad

No se crean todo lo que les dicen los libros de cuentos la verdadera historia de papa Noel, santa Claus o el viejito pascuero, se remonta hace relativamente poco tiempo en una pequeña aldea y el personaje principal no se llama santa Claus, sino, san sangriento, este es el que cuentan que es el el origen de la navidad.

Cuenta la leyenda que en la pequeña aldea de Scrapuingk en lo que hoy es la tierra de noruega o Suecia, vivía un hombre muy adinerado, el cual tenía fama de ser muy bueno, el ayudaba al vecino que se le quemó su casa y en un mes ya estaba la casa en pie, o a la vecina viuda que no podía alimentar a sus hijos, le entregaba una vaca lechera, 3 gallinas, y un cerdo.

Era un hombre muy bueno, y la noche de navidad, cuando todos en la ciudad armaban su pesebre, su árbol, e iban a misa él en su traje de seda rojo relleno de lana, adornado en el cuello y en el borde de las mangas y las piernas con piel de armiño, su gorro rojo de lana con una cola de liebre en la punta, su bolsa verde de lino y su carroza tirada por 2 caballos dejaba regalos a los niños en la entrada de las casas.

A todos les gustaba esta tradición pues notaban cambios “favorables” en su conducta, en cuanto comenzaba diciembre los niños comenzaban a portarse bien, se volvían obedientes, serviciales y sumisos. Los padres encantados no encontraban excusa para dejar de agradecerle, pero una familia un día por accidente escuchó algo muy horrendo un día antes de navidad, algo que hizo que casi vomitaran al oírlo.

Era su hijo pequeño, el cual temblando y llorando, decía: niñito dios ¡por favor ayúdame¡ todos los años me porto bien, soy un buen niño pero san sangriento siempre viene la noche de navidad mientras todos duermen, entra por mi ventana, me mete en su saco y me lleva a su casa y en ese lugar, en ese lugar junto a otros niños me toca me golpea y nos rocía con sangre de cerdo luego nos baña y es eso lo peor pues él se baña con nosotros, luego nos viste y nos mete en la bolsa y nos lleva a nuestras casas de nuevo.¡¡No quiero que venga más, no quiero que me toque, no quiero que me meta en su saco, no quierooo¡¡.

En ese momento los destrozados padres entendieron que el bondadoso filántropo era en realidad un monstruo que abusaba de los niños del pueblo, al día siguiente contaron lo sucedido a los demás padres que incrédulos tras interrogar a sus hijos comprobaron que era verdad. Pero decidieron no dejar las cosas así y esperarlo en la primera casa del pueblo para vengar a sus hijos ultrajados. Se pusieron en marcha y esperaron.

Una noche distinta

La noche era hermosa la luna brillaba muy cerca como queriendo presenciar el espectáculo de la carroza acercándose a la casa señalada, bajarse el desgraciado de esta y trepar por la pared norte de la casa hasta la ventana superior. Luego salir de la misma con el saco verde de lino al hombro y saltar ágilmente a la calle, en el momento que subía el saco a la carroza los aldeanos salieron de sus escondites y con antorchas, guadañas y horquetas trataron de atraparlo pero el sujeto con la cara roja de rabia al descubrirlo, sacó un sable y comenzó a defenderse con entereza de buen espadachín, tras hacerse un espacio logró subir a la carroza y escapar.

Pero el destino no quería que se saliera con la suya y tras una larga persecución a caballo una antorcha dio en la carroza la cual comenzó a arder y al tratar de soltar la carroza de los caballos no se dio cuenta de la curva que lo llevó a él, a sus dos caballos y a los tres niños a un precipicio blanco que silencio sus gritos de odio, que prometían venganza.

Los aldeanos un poco más tranquilos al otro día bajaron al precipicio para buscar los restos de sus hijos y del maníaco, pero al llegar no encontraron caballos, carroza ni al sujeto, solo un triste escenario, los cuerpos decapitados de los 3 niños que logró secuestrar, eso demostró que el sujeto había completado su venganza.

Pero no fue así pues transcurrido un año, al despertar los padres de los niños encontraron un árbol calcinado adornado con muérdago, debajo del cual estaban las calacas de sus tres hijos, pero los gritos de sus vecinos los sacaron de su trance y al salir vieron a una destrozada madre con el cuerpo decapitado de su hija, luego en la casa del frente tras un grito vieron salir gritando a un padre con la cabeza de su hijo en las manos.

San sangriento concluyó su venganza pero aun no está satisfecho y con su traje de seda rojo para que no se manche de sangre, con bordes de piel de armiño bastante quemados por el fuego del infierno, su saco de lino verde del cual no podrán salir los gritos que emitan, y su carroza infernal, irá tras de ti si has sido un niño malo en algún momento, ya sea que seas un adulto, o un anciano, si alguna vez fuiste un niño malo, la próxima navidad será tu fin. Este es el verdadero el origen de la navidad