La casa de piedra de Ciudad Bolívar (Venezuela)

A mediados de los años 60 la Casa de Piedra ubicada en la Avenida Libertador de Ciudad Bolívar (Venezuela) era habitada por un hombre de aspectos muy peculiares, de raíces trinitaria, medía como 1,90 de estatura y se dice que siempre utilizaba como vestimenta atuendos fúnebres y extravagantes.

Su presencia en la ciudad de aquellos años atemorizaba a cualquiera, en especial por su pasión irracional a los perros de raza rottweiler y doberman, siempre caminaba por las calles junto a varios perros de esas razas y utilizaba un sombrero negro de sobresaliente tamaño.

Fue en ese entonces cuando se empezaron a reportar la extraña desaparición de niños y niñas menores de 10 años, la policía inició las averiguaciones hasta llegar al lugar en mención: La Casa de Piedra.

casa-de-piedra

En el año 1968 se descubrió detrás de la estructura un cementerio de niños y perros en fosas comunes, dentro de la vivienda funesta se encontraron símbolos de sectas satánicas y la llamada “Biblia Negra”, cuyas escrituras son las leyes del maligno y sus desaforados seguidores.

El inquilino de la casa de piedra y presunto responsable de estos hechos desapareció misteriosamente. Desde ese momento se empezaron a registrar situaciones aterradoras en la “Casa del Diablo”. Se cuenta que ninguna familia puede quedarse en el lugar y los que han intentado hacerlo, no duran ni una semana. El motivo sigue siendo un misterio rico de relatos tenebrosos, muy conocidos por la colectividad bolivarense, en especial por los mayores de 60 años.

Lo que dice la iglesia de la casa de piedra

Ángel Tomedes párroco de la Catedral de Ciudad Bolívar, reconoce los relatos ocurridos entorno a la Casa de Piedra. El sacerdote alega: “cuando se invoca al Demonio y se le rinde culto en un lugar determinado, el sitio queda contaminado con energías negitavas, demonios y la presencia de satanás”. Ante la pregunta de que si estaría dispuesta la iglesia en bendecir la “Casa Embrujada”, el párroco no manifestó disposición en hacerlo ni mucho menos inmiscuirse en esta temática.